Educación Especial

Casa-Nica se encuentra trabajando en la única escuela para niños con necesidades especiales en Masaya; la Escuela Melania Lacayo de Educación Especial. Al ser la única escuela de este tipo en Masaya, la Escuela Melania Lacayo recibe a todos los niños que no pueden asistir a las escuelas tradicionales del lugar por diversas razones.

Aproximadamente la mitad de los alumnos son sordos y cuentan con sus propias clases, el resto de los alumnos tiene diversos grados de retraso mental y se encuentran en secciones diferentes. Como la escuela no posee los recursos que generalmente se destinan a este tipo de escuelas, los niños están divididos por edades, no por grado de discapacidad, y se agrupan en clases de 5 a 10 alumnos. Los profesores hacen su mayor esfuerzo pero nunca han recibido entrenamiento específico en educación y trato de este tipo de estudiantes, por lo que siempre cualquier ayuda extra es bien recibida.

La escuela también da una comida a los niños cuando las clases terminan a la hora de almuerzo. Los recursos para la comida son entregados por el gobierno y la organización de caridad local; Las Damas Solicianas.

Las áreas donde Casa-Nica ayuda son: las salas de clases- tanto las clases de niños sordos como con discapacidad mental, la cocina colaborando con la preparación de la comida, y en jardín que Casa-Nica ha creado para incrementar el sabor de las comidas y su componente nutricional.

Como voluntario o pasante, vas a poder trabajar en todas estas áreas. El trabajo en la sala de clase con niños con necesidades especiales puede ser duro y requiere ya sea, experiecia o pasión en esta área. 

La cocina está a cargo de una adorable señora nicaragüense, Doña Mayra quién siempre estará contenta de recibir el apoyo y la ayuda que puedas brindarle. Al rededor de 50 comidas se preparan diariamente para el staff, alumnos y voluntarios (vas a comer con todos los demás) utilizando ingrdientes limitados. Es sorprendente lo que se puede hacer con tan poco.

Como siempre, los jardines necesitan mantención. Constantemente se incluyen nuevas plantas, se deben mantener las anteriores y cosechar las frutas y vegetales. Siempre involucramos a los estudiantes en el cuidado y mantención del pequeño jadín y se ha transformado en una actividad que realmente les gusta!.

Trabajar como voluntario en este escuela es realmente gratificante ya que el staff y los alumnos rápidamente te llegarán a conocer y siempre te saludarán con una sonrisa (y un abrazo de varios alumnos!)

Puedes ver más fotos de este proyecto en nuestra galería aquí

Algunos de los alumnos sordos almorzando